Gran jugador pero mejor personaje. El combo completo es “tomalo o dejalo”, sin arrepentimientos. En el tramo final de su carrera, Zlatan Ibrahimovic quiere seguir triunfando en el Milan, donde se reincorporó luego de que el 25 de mayo sufriera una lesión en la pantorrilla.

De vuelta a los entrenamientos junto al resto del plantel, se movió con naturalidad y podría reaparecer en el partido de la próxima jornada ante la Roma, el domingo desde las 12.15, en el Giuseppe Meazza.

Después de completar el entrenamiento, publicó una foto del regreso al trabajo y compartió un mensaje cargado de soberbia: “Dios y sus estudiantes”. Los comentarios coparon arduamente las redes.