Si hay que dejarse llevar por la famosa canción de Jorge Drexler, “cada uno da lo que recibe y luego recibe lo que da”. ¿Entonces merece, después de 198 goles, irse de esta manera? La siguiente estrofa redobla la apuesta: “Nada es más simple, no hay otra norma, nada se pierde, todo se transforma”. Inolvidable será el legado de Luis Suárez dejó en Barcelona, lejos del adiós caótico que lo tuvo en el ojo de la tormenta y resolvió con su llegada a Atlético de Madrid.

Emocionado hasta las lágrimas y agradecido con todas las personas que conoció a partir de su llegada en 2014, pudo expresar sus sentimientos y fotografiarse con los logros obtenidos. “No tengo nada preparado porque es todo muy de imprevisto. Estaré eternamente agradecido a Barcelona porque apostó por mí a pesar de cometer un tremendo error (la recordada mordida a Chiellini). La gente sabe el esfuerzo que hice siempre para poder jugar en el mejor equipo del mundo y tengo que estar orgulloso de todo lo que hice y por llevarme amigos. Me quedo con todo lo lindo: levantar títulos, hacer goles, jugar al lado de grandes jugadores y al lado del mejor de la historia”, indicó en una clara muestra de su relación con Lionel Messi.

Pero la conferencia de prensa gozó de un clima particular cuando el goleador, tan sincero como picante, le tiró unos dardos al presiente Josep María Bartomeu, que se encontraba a su lado. Un periodista le consultó si, en caso de reprocharse algo de su paso por el Barça, ¿qué sería?, a lo que “Lucho” respondió: “¿A mí o a…?”, mientras apuntaba con la cabeza al mandamás. También se refirió a la frustrada salida de la “Pulga” y la escoba que pasó Ronald Koeman.

“Cuando el club te dice que no cuenta contigo hay que aceptarlo igual que cuando un jugador te dice que se quiere ir. Hay que aceptarlo y encontrar una solución. Antes de que me lo dijera el entrenador, yo ya sabía que no contaba conmigo. Ya se había dicho en los periódicos. Ha sido un mes de locos. De decir muchísimas cosas que uno no pensaba. Se han inventado cosas, se han filtrado cosas. Uno se indigna”, agregó en el pase de facturas.