Juventus se hizo nuevamente con el título en el marco de la Serie A. pero la eliminación en Champions League pegó fuerte en el vestuario. Ya se llevó puesta la cabeza de Maurizio Sarri, hasta entonces entrenador del equipo. En su lugar asumirá Andrea Pirlo, gloria del club que tendrá su primera experiencia en esta nueva etapa.

Para colmo de males, se empezó a poner en duda la continuidad de Cristiano Ronaldo, que suena en París para integrar un ataque compuesto por Kylian Mbappé y Neymar. Sin embargo, los medios italianos aseguran que el luso está dispuesto a quedarse en Turín pero si le cumplen diversas condiciones.

La primera era el cambio de DT, ya consumada hace pocos días. La segunda y principal es contratar refuerzos de jerarquía para obtener la Liga de Campeones, esquiva desde 1996 y en la que la “Vecchia Signora” perdió cinco finales posteriormente. La última, no menos importante, su posición en la cancha: extremo por izquierda y no como centrodelantero, lugar que el ex técnico le dio a pesar de su fastidio.