El finlandés Valtteri Bottas, quien se impuso el domingo pasado en Austria, prolongó su buen momento y lideró ambas tandas de entrenamiento de este viernes, siendo escoltado por su compañero Lewis Hamilton. En el segundo turno marcó el mejor crono del día, con 1 minutos, 28 segundos y 496 milésimas, mientras que el británico culminó apenas a 47 milésimas de ese registro.

Mercedes demostró una vez más que Silverstone le sienta mejor que ningún otro trazado y una muestra de ello es que la escudería alemana se impuso en las últimas cuatro ediciones del Gran Premio británico: una victoria de Nico Rosberg en 2013 y tres al hilo de Hamilton.

Detrás de los bólidos plateados se ubicaron las Ferrari de conducidas por el finlandés Kimi Raikkonen y el líder del Mundial, el alemán Sebastian Vettel, mientras que los Red Bull del holandés Max Verstappen y el australiano Daniel Ricciardo cerraron el quinto y sexto lugar.

“Hemos empezado muy bien el fin de semana, aunque todavía hay trabajo que hacer para mejorar la conducción del coche y para poder confiar más en él en las zonas de velocidad máxima”, explicó Bottas.

Por su parte un Hamilton que fue criticado con dureza al no asistir al multitudinario evento que la Fórmula 1 brindó en las calles londinenses, remarcó que “este fin de semana partimos desde una buena posición en uno de los mejores circuitos del mundo”. El excéntrico tricampeón mundial necesitará más que nunca de su monoplaza para imponerse en su casa y recortar los 20 puntos de ventaja que posee Vettel.

Sin embargo la presente edición de Silverstone podría ser una de las últimas ya que sus propietarios (British Racing Drivers Club) amenazaron con ejecutar la cláusula de rescisión del contrato en 2019 de no obtener mejores condiciones financieras para su realización. Por el momento Mercedes disfruta de una pista que le sienta bien.