Se avecina un posible éxodo de los apellidos más importantes del plantel mientras sueña con dar pelea en la Copa Sudamericana, pero el “Rojo” todavía no pudo superar el sacudón de perder increíblemente con Racing. El camino de las partidas lo inició Nicolás Figal, quien cerró hace algunas semanas con el Inter Miami, club que preside David Beckham, a cambio de 3 millones de dólares por el 50%.

Aunque no es la única transferencia que encendió la alarma: Alan Franco tiene todo encaminado con Los Angeles Galaxy, Martín Benítez presiona por salir a préstamo al Vasco da Gama y Fabricio Bustos es seguido de cerca por el Palmeiras.

“Tenemos un plantel reducido, con muchos juveniles. En el caso de Franco y Bustos yo cuento con ellos hasta que algo me demuestre lo contrario. En estos días hubo muchas situaciones de jugadores que pueden irse y voy conviviendo día tras día para tratar de llegar a los partidos de la mejor manera. La verdad que no sería algo bueno que suceda, son dos jugadores genuinos de la institución, patrimonio del club. Entiendo las posturas, estoy en una situación en la que me pongo en el lugar del futbolista, el mío y el de la institución que necesita poder vender”, sentenció el DT en Radio Belgrano (AM 650).

Cabe destacar que no hubo refuerzos y se marcharon Nicolás Domingo (Olimpia de Paraguay), Cristian Chávez (Central Córdoba de Santiago del Estero), Francisco Pizzini (Defensa y Justicia), Sebastián Palacios y Pablo Pérez (ambos a Newell’s).