Aunque muchos jugadores intervinieron en el tumulto entre Barrios y Heinze, todo se disolvió sin mayores problemas. Hoy, Lucas Barrios afirmó que “no hay problema entre Gabriel Heinze y yo, fue tensión de juego, es normal, cuando uno discute con otros jugadores o en este caso el técnico rival las revoluciones aumentan y pues pasó pero nada que no se pueda arreglar hablando, respeto la calidad del trabajo y persona que es Heinze, hay que pasar la página”.

La Superliga no ha actuado de oficio con respecto a este inconveniente disciplinario, ya se sabrá si existen consecuencias o no cuando la Asociación del Fútbol Argentino entregue su informe semanal de sanciones para los asuntos disciplinarios que suceden cada jornada.

Todo lo anterior estará soportado por el informe que el árbitro Hernan Mastrángelo registre ante la comisión disciplinaria del arbitraje y a las autoridades correspondientes. Resta saber las decisión finales que serán comunicadas cuando la AFA lo considere.