Pilar en la delantera de Barcelona y también en la Celeste, Luis Suárez reconoció que cuando llegue el momento no será fácil dar un paso al costado, tanto en el culé como en el seleccionado uruguayo.

A tres años de la cita máxima, el Mundial de Qatar en 2022, el delantero uruguayo enfatizó que sueña con su cuarta experiencia mundialista. “Mi meta está en llegar, pero siempre y cuando me sienta capacitado para ayudar a la selección y no ser un estorbo o un compromiso. Las ganas van a estar siempre, pero lo que verdaderamente importa es que tenga el nivel para hacerlo”, explicó.

Luego de presentarse en Sudáfrica 2010, Brasil 2014 y Rusia 2018, el formado en Nacional aseguró que hoy en día cree que llegará sin problemas para pelear por un lugar: “Cuando me de cuenta de que no puedo dar el máximo, que ya no soy el mismo, daré un paso al costado. Mientras me sienta fuerte física y mentalmente me van a tener siempre a tope”.

De cara a su futuro en Barcelona la edad será también un condicionante y cuando se presente el momento el Pistolero barajará las posibilidades: “Llegará un tiempo en que mi edad no me va a permitir estar a la altura de lo que precisa el Barcelona para competir, pero mientras pueda, mientras tenga la fuerza, que me traigan competencia es mucho mejor. Hoy no puedo asegurar ni descartar ninguna posibilidad porque en el fútbol nunca se sabe”, concluyó.