Amagó con pegar el portazo, de hecho lo hizo por unas horas, pero el clamor de los hinchas pudo más y Diego Armando Maradona regresó al banco de suplentes para continuar el idilio. Sin embargo, es época de elecciones en el club y el 10 dejó en clara su banca al oficialismo.

Tras la victoria de su equipo ante Central Córdoba, ratificó que su compromiso es con el actual presidente de la entidad y que de no ganar este el 14 de diciembre, abandonará el cargo.

“Me quedo sólo si Gabriel Pellegrino gana las elecciones. Es contundente. Yo no traiciono, yo no soy inglés. Otros sí lo hacen y están enfrente”, disparó en lo que fue un nuevo dardo venenoso a Juan Sebastián Verón, con quién está enemistado hace varios años.