Alberto Márcico supo jugar en Boca entre 1992 y 1995, ganando tres títulos y dejando un paso imborrable. El Beto no disimuló su amor por esos colores, y en un repaso por su carrera, dejó varias frases polémicas.

En declaraciones al programa Boca Late, Márcico le asignó un lugar a cada equipo por donde transitó remarcando que “Ferro fue mi novia, Boca mi esposa y Gimnasia un tirito al aire”.

Tras comenzar su carrera en el Verdolaga porque “en Boca y Racing me rebotaron cuándo me fui a probar”, luego fue tiempo para la experiencia en Toulouse de Francia y recién en el 92 cumplió su sueño de ponerse la Azul y Oro: “Toda la vida fui de Boca. Me crié en la calle Brandsen y mis vacaciones eran en la pileta del club. Es más, en la final de la Libertadores 77 viajé a Montevideo y perdí el laburo”.

Sobre el reciente título en la Superliga, el Beto reconoció haberla disfrutado mucho. “La festejé casi tanto como el Apertura 92. Lo que más interesa es que Boca cortó esa racha contra River”, apuntó. Igualmente reconoció los méritos del equipo Millonario en últimos duelos: “Salvo la Supercopa de Mendoza, Boca mereció ganarle todos los otros partidos a River. Tuvo mala suerte, sinceramente. Es parte del fútbol, claro, además de los errores que se cometieron ante un gran equipo”.⁣

Por último eligió una chicana para contestar a la final de Copa Libertadores perdida por el Xeneize en 2018: “¿Qué Boca murió en Madrid? No vas a comparar un velorio con un cumpleaños. No hay peor cosa que irte al descenso, es 10 veces peor. Prendieron fuego la cancha, le pegaron a los jugadores, todo”.⁣