Está más que claro que Gustavo Alfaro insistió por la llegada de Marcos Díaz, decidido a irse de Parque Patricios luego de cinco años y dos títulos. Llegó al “Xeneize” para disputar un lugar bajo los tres palos pero la falta de oportunidades y el nivel apabullante de su competidor lo dejaron sin opciones.

Hoy titular en el equipo de Miguel Ángel Russo, el surgido en Colón reveló que la prioridad es ganar todo lo que queda: “Nosotros no pensamos en los demás, quedan 12 puntos y tenemos que ganar los 12. Es la única manera de llegar a nuestro objetivo, no tenemos margen de error. Nosotros pensamos en solamente nosotros”.

¿Qué sucede si el técnico decide respetarle el lugar a Esteban Andrada, listo para regresar luego de la lesión? “Estoy muy tranquilo. Como dije siempre, se ganó el puesto, es arquero de Selección. Si el DT decide que tiene que volver, lo respetaré como venía haciéndolo desde el año pasado. Hay cosas buenas y otras para poder seguir mejorando. Esto es Boca y hay que pelear por todo. Nunca me imaginé tener este presente. Hoy disfruto mucho de este momento”.

Con buenos rendimientos en dos partidos amistosos y los tres que disputó por Superliga en este 2020, el santafesino sorprendió cuando le consultaron por el desenlace de “Lechuga”, quien lo tuvo en el “Globo”. “Hoy el fútbol es todo resultado, es la realidad. Los técnicos, lamentablemente, viven de eso. Saben que en cualquier momento están o no. Su salida no es que me dolió, ni me alegró. Sabe que los resultados son los que mandan hoy por hoy en el fútbol”, cerró en “De fútbol se habla así”.