Gerardo Martino llevaba un invicto de once partidos al frente de la selección mexicana, pero llegó Argentina y le propinó una goleada que pocos creían. El 4-0 fue un baño de realidad para el combinado azteca, de acuerdo a los dichos del Tata.

“No hay duda que nos puso en el lugar que realmente estamos y, como es lógico, la consecuencia es que hay que trabajar mucho de cara al futuro”, dijo en conferencia.

Y añadió. “Son rivales de jerarquía, que los mínimos errores te lo hacen pagar y nosotros cometimos varios, pero sin lugar a dudas seguiremos trabajando de la misma manera y tratando de mejorar en errores porque los equipos que son buenos te los hacen padecer”.

“En los primeros 45 minutos porque no hicimos las cosas bien, en la segunda parte, tal vez porque tuvimos más orden y Argentina levantó un poco el pie de acelerador, al final mejoramos”, concluyó su análisis Martino.