La Comisión Directiva encabezada por Rodolfo D’Onofrio ha puesto de pie a River en materia futbolística y económica, aunque aún quedan varias aristas por explotar y mejorar. Una de las deudas, sin dudas, es la expansión de la marca River a otras latitudes y culturas.

Es por eso que, un mes después de presentarse el nuevo Departamento de Relaciones Internacionales, el plan se puso en marcha. La idea es incursionar en mercados emergentes en materia futbolística y se apunta a dos colosos: China y Estados Unidos.

El desembarco en el gigante asiático vendrá de la mano de un viejo conocido: aprovechando su llegada al Hebei Fortune, Javier Mascherano será nombrado como embajador millonario en China y será la cara visible del club de Núñez en aquel país.

La llegada de nuevos sponsors, posibles giras o pretemporadas, amistosos, escuelas de fútbol y convenios de reciprocidad son sólo algunas de las variantes que se comienzan a barajar. Una ardua pero necesaria tarea que recién comienza.