Fue uno de los extranjeros que más rápidamente se familiarizó con la hinchada a raíz de soberbio temperamento y buenas actuaciones. En época de coronavirus, el volante interactuó con sus seguidores en Instagram al responder preguntas y sorprendió con algunos temas que lo vincularon nuevamente con Boca.

De entrada, confirmó cómo es la relación que mantiene con Juan Román Riquelme, ex compañero de equipo en 2010, sumado a que no descarta tener un segundo ciclo: “Extraordinaria!! Y aún tengo contacto con Román. La liga argentina es muy competitiva”.

Claro, la pandemia que obligó a suspender la actividad oficial e Italia es uno de los países más infectados por la enfermedad, con un gran saldo de muertos. Por ende, muchos piensan en abandonar dichos horizontes para disputar otros torneos.

Es real que hubo un sondeo de la actual dirigencia “Xeneize” en el último mercado de pases por el jugador trasandino, pero las cuestiones económicas y la situación en Argentina lo alejaron de su alcance. De hecho fue su esposa, Cristina Morales, quien tachó la chance de regresar a mediados de 2019. “De turismo sí, pero vivir en Argentina no quiero”, ratificó el jugador.

Ingresando en la recta final de su carrera deportiva, reflota la idea de un posible retiro en Universidad Católica, club en el que debutó, pero también de pasar otra vez por la Bombonera con Jorge Amor Ameal, mandamás hace diez años cuando arribó desde el otro lado de la cordillera. Actualmente se desempeña en el Bologna, con contrato hasta mediados de 2022.