Cambió silbidos por aplausos en el lateral derecho, se ganó un lugar en la Selección Argentina y marcó a fuego su huella en la historia del club. Gabriel Mercado llegó con Matías Almeyda, se asentó con Ramón Díaz y tocó el cielo con las manos con Marcelo Gallardo, a quien se refirió de manera vehemente. “La primera impresión que te da es una persona muy seria, exigente. Estando adentro, te exprime al máximo”, confesó.

Es que el ex Estudiantes supo consolidarse con creces hasta que decidió probar suerte, hace tres años, en el Sevilla de Jorge Sampaoli. Recién cuando armó las valijas se percató de la nostalgia de abandonar el día a día con el Muñeco: “Cuando te vas de River, te das cuenta lo importante que es. No es casualidad que se haya desarmado el equipo que yo integraba y hoy, con otro, siga la misma identidad y mentalidad. Quiere decir que es gracias a su sello y todo lo que está haciendo es grandísimo. Ojalá pueda seguir así”, expresó en Estudio Fútbol.

Las claves del DT dos veces campeón de América son muy marcadas y el actual jugador del Al-Rayyan lo sabe. “Está muy cerca del jugador. No te regala nada. No importa el nombre. Fue un padre para el grupo. Está pasando por un momento brillante y ojalá se quede muchos años. Tiene un potencial enorme. El día que decida irse, puede dirigir a Argentina o a un equipo europeo”, culminó.