La derrota en la Supercopa de España fue el primer golpe de este alicaído 2020 que transita el conjunto culé. No logra levantar cabeza, regala puntos increíbles y las lesiones condenan a un plantel repleto de figuras que no logra imponer su jerarquía salvo individualidades aisladas. El adiós de Ernesto Valverde en un momento caliente derivó en los renovados aires que llegaron con Quique Setién.

Mejor desde lo futbolístico, los pormenores aparecieron puertas adentro: disyuntivas en público entre Eric Abidal y Lionel Messi por declaraciones del Secretario Técnico sobre el despido del entrenador anterior y pase de facturas al vestuario. Y sí, el 10 respondió sin pelos en la lengua.

Como si fuera poco, hace horas se destapó un nuevo escándalo por una empresa que la dirigencia había contratado para mejorar la imagen del club, pero que además desprestigiaba a los rivales, jugadores y la posible oposición. En este marco, el capitán de la Selección Argentina tomó la batuta en una extensa entrevista concedida a Mundo Deportivo y no dejó tema sin tocar.

Con Luís Suárez, su gran amigo y socio, lesionado hasta principios de mayo por una operación de rodilla, el gran apuntado a contratar era Lautaro Martínez pero entre el déficit económico de la institución y la negativa del Inter, no se pudo en este mercado de pases. “Es espectacular, tiene unas condiciones impresionantes, se le veía que iba a ser un gran jugador, ahora explotó y lo está mostrando. Es muy fuerte, tiene un uno contra uno muy bueno, tiene mucho gol, en el área se pelea con cualquiera, aguanta, se gira, se la rebusca solo. Tiene mucha calidad. Es muy completo”, lo floreó.

En el ítem que más hincapié se hizo fue en su inconveniente con Eric Abidal, ex compañero de gloriosas épocas, pero que protagonizó palabras que no cayeron para nada bien en el astro: “No sé qué le pasó a él por la cabeza para decir eso, pero creo que yo respondí porque me sentí atacado. Sentí que atacaba a los jugadores. Y ya demasiadas cosas se dicen del vestuario, como que maneja todo, que pone y quita entrenadores, trae jugadores y sobre todo de mí. Como que yo tengo mucho poder y tomo decisiones. Es el secretario técnico que toma las decisiones y tiene que hacerse cargo. Por eso decía que si atacaba al vestuario dije que diera nombres y dijera quién era esa persona antes de hacerlo general. Llevamos desde enero hasta ahora con problema tras problema. Lo que necesitamos es tranquilidad y pensar en fútbol”.

Cansado de ser acusado de ser quien tiene el veredicto, marcó la cancha e incluso enterró de raíz los supuestos sobre su intención de pegar el portazo. Eso sí, le pasó la pelota a la dirigencia, la cual debe negociar la extensión de su vínculo. “También me pasaba en la Selección Argentina, donde se decía que jugaban los que yo quería, que elegía entrenadores, que jugaban mis amigos… El hecho de estar tanto tiempo en un mismo lugar y conocer mucho la casa, tanto acá como en la Selección, quizás sea por eso. Pero quedó demostrado, creo, también que yo tengo mi opinión, el club la suya, que muchas veces no coincidimos y no se hace lo que digo yo. Mi idea es seguir en este club. Quiero ganar otra Champions, quiero seguir ganando Ligas y siempre aspiro a eso. Había muchos clubes interesados que estaban dispuestos a pagar hasta la cláusula, pero en ningún momento se me ocurrió irme y ahora tampoco. Si el club quiere, no hay problema”, retrucó.

Con 32 años en su haber, sigue estando entre los mejores del mundo pero es consciente de que se acorta la carrera más allá de la felicidad por estar a la altura de las expectativas que él mismo se genera: “La realidad es que uno va cumpliendo años y no sabe, pero me siento muy bien, mejor que en años anteriores, y eso que no estoy haciendo goles, pero a nivel físico y de piernas me siento muy bien. A nivel deportivo Neymar es uno de los mejores, me encantaría que volviese. Era una persona muy alegre, estaba siempre contento, se divertía tanto dentro como fuera de la cancha. Hacía que el vestuario tuviera una alegría diferente. Cristiano es un delantero depredador, le encanta hacer gol, cualquier día que juegue va a hacer gol. Tiene muchas cosas buenas como delantero y a la mínima convierte”.

¿Cómo lo impactó el fallecimiento de Kobe Bryant? “Me agarró por sorpresa. Estábamos con los nenes viendo el noticiero y no me enteré mucho hasta que lo escuché bien. Fue un shock, pensé que era una equivocación y que no podía ser cierto. Pero me fui enterando y fue terrible. Cuando pasa algo así o una enfermedad importante pensamos en lo afortunados que somos y que tenemos que disfrutar, pero después entramos en el mundo este de no parar y de ir de un lado a otro, con tus cosas, la familia y se te olvida pero hay que tener presente lamentablemente hechos como este para saber disfrutar de la vida y afrontar los problemas”.