Mientras se preparan para el encuentro por los 16º de Copa Argentina del próximo martes frente al “Tricolor”, en el estadio Ciudad de La Plata, en Boca saben del morbo que genera un nuevo cruce con el acérrimo rival. El turno será por la quinta fecha de la Superliga Argentina, el domingo 1 de septiembre en el Monumental, aunque también se coquetea con un hipotético encuentro en semifinales de la Copa Libertadores.

Más allá de que el calendario tiene otros adversarios con antelación, Carlos Izquierdoz no pudo evitar referirse al mismo. “Va a ser un Superclásico especial porque es el primero después de la final, pero falta mucho, tenemos muchos partidos antes. La verdad es que no pensamos en eso todavía. No tiene sentido ponerse a pensar en lo que puede pasar. Ahora nos mentalizamos en Almagro, y después tenemos Liga de Quito, un rival muy importante, y que si queremos seguir avanzando y peleando en todos los frentes tenemos que ganarles a ellos”, advirtió de arranque en Fox Sports.

Las miradas en el vestuario y en los entrenamientos se las roba Daniele de Rossi, el flamante refuerzo que vive un sueño a los 36 años. “Es un genio. Se ve que vino con muchas ganas de ser parte de este mundo, de aportar lo suyo porque enseguida estuvo tratando de hacerse entender, de aprender palabras en español”, aseguró el zaguero en ESPN.

¿Las perlitas que disfrutan de su nuevo compañero? “Adentro de la cancha se nota la jerarquía que tiene. Le das la pelota y resuelve a un toque. Siempre bien perfilado, cuando está de espaldas se apoya y trata de buscar buena circulación. Cuando está de frente busca pases hacia adelante rompiendo líneas, siempre respaldando, haciendo relevos, muy agresivo a la hora de marcar. La verdad que es un jugador muy interesante. Nosotros lo conocíamos por lo que habíamos visto en la Roma, pero tenerlo de compañero es una grata sorpresa”.