Los cuatro hinchas argentinos que grabaron videos sexistas y racistas durante el Mundial de Rusia fueron sancionados con dos años sin poder presenciar espectáculos deportivos, de acuerdo a la resolución que salió este miércoles en el Boletín Oficial.

Se trata de Néstor Penovi, Claudio Fitterer y Marcelo Génova, quienes durante su estadía en Rusia se dedicaron a grabar videos donde le hacían decir expresiones de tipo sexual a mujeres rusas que no entendían el significado de las palabras.

“Contradice el decoro y el respeto que debe primar cuando un nacional visita un país extranjero”, se lee en el texto, que además resalta que los contenidos generaron “repudio generalizado” a nivel internacional.

El otro implicado, Juan Pablo Olguín, grabó un vídeo con una persona que portaba un turbante árabe, a quien hace que pida una “bomba” para la localidad argentina de Naschel, cercana a la del propio Olguín, Papagayos, en la provincia de San Luis.