Hace diez días, durante un partido entre Galatasaray y Rizespor, protagonizó un fuerte choque que lo mandó directamente al hospital. La larga espera demandará cuatro meses hasta que esté en condiciones de defender un arco, por lo que a los 34 años es consciente que no le quedan muchas atajadas en el tintero.

“No sé si volveré a jugar al fútbol en Uruguay. Hace 10 años que estoy en el Galatasaray, me siento más que un jugador, ya que tengo una red de amistades aquí. Quieren que me retire aquí y continúe trabajando en el club. Disfruté mucho jugando en Nacional, pero fue un período breve. Veremos qué pasa en el futuro, las cosas pueden cambiar”, manifestó en el medio turco Sporx.

El ex Wanderers, Nacional y Lazio disputó las Copas del Mundo de Sudáfrica 2010, Brasil 2014 y Rusia 2018, además de salir campeón de América en Argentina 2011. En varias ocasiones fue vinculado a River y Boca, pero los rumores rápidamente se esfumaron.

“No estoy acostumbrado a estar lesionado, es una situación nueva y lo peor es el período de recuperación, que será largo. Intento mantener la calma en este momento. Sigo las instrucciones de los médicos. Busco por internet sobre nutrición porque me preocupa qué debo comer cuando no me muevo”, concluyó.