En enero de 2018, cuando todavía no había llegado Bruno Zuculini, el “Muñeco” había apuntado a otro mediocampista central: Damián Musto. El futbolista, por entonces, vestía la camiseta de Xolos.

“Sí, Gallardo me quiso llevar a River, fue así. Fue en el momento en el que salió lo del supuesto doping y esa situación que se fue desarrollando ya que, como toda causa de doping, lleva mucho tiempo. La posibilidad en ese momento estuvo, estoy orgulloso de que un club como River se haya fijado en mí”, reconoció emocionado.

¿Qué ocurrió entonces? “En ese momento, la posibilidad estaba. Me tocó quedarme seis meses más en Tijuana por lo del tema del doping. Luego me suspendieron y luego Huesca me abrió las puertas y me fui para España”.

Más adelante, la FIFA apeló su situación y volvió a ser suspendido. Tras jugar en el fútbol español, llegó al Inter para volver a ser dirigido por Eduardo Coudet: “Después me pararon otra vez. Estuve un año y medio en el que las cosas no fueron fáciles, pero siempre empujando para adelante”, completó en diálogo con ESPN.