Rafael Nadal se consagró campeón del US Open tras vencer en una batalla dura al ruso Daniil Medvedev en cinco sets y en casi horas de juego. Es el decimonoveno Grand Slam que obtiene el español.

Los primeros dos sets parecían augurar un desenlace diferente. Fue 7-5 y 6-3 para un Nadal que desplegó todo su repertorio y un Medvedev que justificaba su arribo a la gran final aunque enfrente tenía a un rival que devolvía todos sus saques y lo martirizaba con todos sus tiros ganadores.

Sin embargo, el ruso, número cinco del mundo, reapareció en el tercero y comenzó a jugar con más confianza y bríos, frente a un mallorquín que ahora se sentía acorralado.

Con una racha de 7 puntos seguidos, la autoestima de Medvedev subía como la espuma, y superaba definitivamente al de Manacor, al que movía de un lado a otro de la pista, tras hacerse con dos juegos consecutivos.

Aunque llevaban ya tres horas de partido, los primeros minutos de la cuarta manga se convirtieron en un guerra abierta entre los dos jugadores, con intensos y largos intercambios, como las 25 bolas que se intercambiaron en un punto del sexto juego, que se acabó llevando Nadal tras un fallo de su rival.

Medvedev lució entonces su mejor tenis, llevando de un lado a otro de la pista al mallorquín con ajustadísimas bolas que le descolocaron y drenaron su energía y que le dieron al ruso un set más, empatando el partido dos a dos (7-5 y 6-4).

El set decisivo fue impactante, Medvedev aguantó todo lo que pudo, pero en el momento culmine, Nadal sacó adelante el match con toda su experiencia y así se llevó 6-4 y con ello el match en casi cinco horas.

El mallorquín se convirtió este domingo en el segundo tenista de mayor edad en la era abierta en ganar el Abierto de EE.UU., después del australiano Ken Rosewall, que se hizo con el trofeo en 1970 con 35 años.