Tras el empate 1-1 ante Salzburgo en el San Paolo, que provocó la caída de Napoli al segundo lugar del grupo E de la Champions League, sumado al séptimo lugar en la Serie A, derivó en que el presidente eleve un reclamo que no gustó para nada.

La tensión entre Aurelio De Laurentiis y el cuerpo técnico y jugadores del equipo aumenta y la orden que bajó para que se concentre durante toda la semana, hasta el sábado cuando Napoli enfrente a Genoa como local, derivó en una negativa general.

Medios italianos afirman que el capitán Lorenzo Insigne fue quien le comunicó la medida al hijo del presidente con el aval del cuerpo técnico encabezado por Carlo Ancelotti. ¿Quién ganará esta lucha de poder?