Dar la vuelta olímpica nunca fue el objetivo de este equipo, plagado de jugadores que no contaban con los minutos requeridos en sus clubes. La vista estaba puesta en sumar puntos, alejarse de la tabla de abajo, pelear por ingresar a certamenes internacionales y, de repente, se encontró con las sorpresas que te da el fútbol: a tiro de la cima y como inmediato perseguidor de Racing.

A tres fechas de la culminación y a una unidad por debajo del líder, Nicolas Fernández se tiene toda la fe. Si le dieran a elegir la posibilidad de definir el título en un desempate con el equipo de Eduardo Coudet, lo rechazaría. ¿Por qué? “No firmo porque vamos a salir campeones en la última fecha en la cancha de Racing. Estoy convencido porque el grupo puede dar pelea”.

Viene de convertir los tres goles del triunfo 3 a 2 sobre Banfield y es una de las figuras del Halcón, por lo que es consciente que deberán hacer buena letra para no perder pisada y continuar con chances. “Si bien quiero que Racing pierda puntos, que es lógico, no pienso en ellos. Pienso que nosotros tenemos que hacer los méritos para poder seguir con ilusiones”, agregó en declaraciones a Fox Sports.

Plantel joven, aguerrido y soñador; un técnico trabajador como Sebastián Beccacece que no da tregua y la posibilidad de hacer aún más historia. El hermano menor de Brian y Leandro lo tiene claro, no cargan con la mochila de la obligación. “Nosotros no tenemos presión. Teníamos otro propósito pero ahora nos ilusionamos con el campeonato. Racing es un equipo muy grande con jugadores de mucha jerarquía que va en busca de lo mismo que nosotros. Se lo vamos a pelear. Lo ideal sería tener una final en la última fecha. Sería muy lindo”, sentenció el artillero que acumula 8 gritos en el torneo.