Mucha agua a pasado bajo el puente entre los hermanos Zárate, ahora enemistados con la decisión de Mauro de abandonar la institución de Liniers en búsqueda de triunfar en Boca. Ante ello, Roly, su ex representante, volvió a tomar la palabra para relatar un verdadero drama familiar.

“Desde que pasó todo lo que sabemos, no hablé nunca más con él. El primer día le dije que era una locura lo que iba a hacer como ídolo y como referente de Vélez. Tuve una discusión muy fuerte con él. Sostengo que aunque Boca sea campeón de la Libertadores o del Mundo, fue la peor decisión que tomó en su vida”, argumentó el exjugador en el programa partidario Vélez y Su Mundo (AM 670).

El máximo problema para el Roly radica en la fidelidad absoluta que expresó Mauro días antes de cambiar de opinión y arriba al Xeneize: “No hubiese cambiado la idolatría y el sentimiento con Vélez por irme a jugar a Boca cuando siempre prometiste que no jugabas en otro club del país. No me gusta estar distanciado pero no me puedo poner contento de verlo en Boca”, continuó quien además del Fortín pasó en nuestro país por River, Huracán y Defensa y Justicia.

Asimismo su enemistad no es la única en el grupo familiar ya que su otro hermano, el Ratón, también cortó toda relación: “Quedó triste y desilusionado con su decisión”. Por último el drama salpicó a su padre, cuyos hábitos también se modificaron. “Mi viejo siente vergüenza de ir a ver a sus nietos a la Villa Olímpica. Su felicidad era ir a ver al Vélez de Mauro. Tiene 80 años, como familia hicimos todo para que siga en el club”.

Por último dejó en claro que hizo todo lo que tenía a su alcance para impedir una situación que lo marcó a nivel personal y económico, debiéndose montar una guardia policial además de ver comprometido su patrimonio en vano.

“Nosotros no tenemos nada que ver. Tiraron mierda para todos lados y la verdad es que yo también quedé muy dolorido con Mauro. Cuando Mauro llegó a Vélez yo hice un gran esfuerzo económico para que se dé. La idea mía y de Sergio Rapisarda (presidente de Vélez) era que siga en el club, pero Mauro tiene 31 años, nosotros le marcamos el camino pero él decidió otro. Hay muchos que creen que yo hice la transferencia. Pero nadie sabe todo lo que sufrí y todo lo que hice para que Mauro siga en Vélez”, concluyó.