A los 31 años de edad el escocés Andy Murray rompió en llanto en una conferencia de prensa en Melbourne, a días de participar en el Abierto de Australia, luego de anunciar que se retirará en los próximos meses debido al calvario que sufre por un fuerte dolor de cadera.

“He estado sufriendo durante un largo tiempo, un total de veinte meses. He intentado hacer todo lo posible pero el dolor no ha cesado”, afirmó el escocés.

Murray, quien debió someterse a una intervención de cadera en enero de 2018, aseveró que lamentablemente tiene otra opción: “No quiero seguir jugando de esta forma, no estoy dispuesto a seguir con este dolor en los próximos cinco meses”.

Frente a los micrófonos, en la antesala del Australian Open, el británico apuntó que su deseo es al menos arribar a Wimbledon pero por delante pondrá su “calidad de vida”, consciente de las secuelas que podrían quedarle a futuro de continuar en el máximo nivel tenístico.

Las adhesiones de apoyo para Murray llegaron rápidamente, y en este sentido el propio Juan Martín Del Potro le envió un mensaje en las redes sociales donde le pide “no dejes de intentarlo, seguí luchando”.

A días de debutar ante el español Roberto Bautista Agut, el tenista escocés se quebró y anunció sus sensaciones encontradas por el triste y apresurado final de su carrera.

Sin dudas Murray ha tenido una carrera llena de éxitos: fue número 1 del ranking ATP en noviembre de 2016, doble medallista de oro en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y Río 2016, y ganó tres Grand Slam -Wimbledon 2013 y 2016, y el US Open 2012-.