Todos los países fueron azotados por la rápida propagación del virus y los diferentes gobiernos tomaron cartas en el asunto para suspender actividades y proteger a la población. En lo que a deporte se refiere, hubo algunas ligas que pausaron su curso más tarde que otras, mientras que en Nicaragua, por ejemplo, continúan los partidos. Luis Alberto Acuña, quien se desempeña en el Real Estelí, convirtió el único gol argentino del fin de semana.

Su club tiene 17 títulos locales, y es actual bicampeón y suele participar en torneos internacionales. Luego de probar suerte en Chile y México, arribó a la Liga Primera para erigirse como figura a los 31 años. El sábado se disputó parte de la fecha 10 del Clausura 2020 y el mediapunta relató cómo se vivió: “Real Madriz anunció en redes sociales que no se presentaba, pero luego cambiaron la postura: tomaron la decisión de viajar, llegaron quince minutos antes y se metieron a la cancha. A nosotros nos va a pasar algo parecido cuando juguemos el próximo partido de visitante”. El resultado final fue 4-0 para treparse al tercer lugar de la tabla.

Aunque hay dos casos confirmados en suelo nicaragüense, las autoridades no pararon la pelota y todo sigue como si nada. Incluso, en las calles el panorama es desolador. “Los locales están abiertos, la gente sigue caminando. Algunos andan con barbijos por precaución. Para mis hijos ya no es obligatorio ir a clases: fuimos a buscar los cuadernos al colegio y ahora le envían todo por WhatsApp. El dueño del club nos avisó que esto es minuto a minuto”, advirtió en charla con Infobae. Con familiares repartidos en Chile y Merlo, está al tanto de lo que sucede en otros sectores del planeta para mantener la calma. “Estamos muy pendientes de lo que pasa en esos países. Acá, momentáneamente, se lo están tomando muy liviano”, se sinceró.

El atacante surgido de Vélez compartió Divisiones Inferiores con Jonatan Cristaldo, Leandro Velázquez, Héctor Canteros, Iván Bella y Fernando Tobio, entre otros. Con todos mantiene contacto permanente para estar informado sobre el avance de la enfermedad y no perder la relación que se formó creciendo juntos. A modo anecdótico, le tiró un centro al mejor de todos. “Siempre nosotros vemos los goles de Messi, Higuaín y de todos los jugadores que brillan por el mundo. El sábado, en el vestuario nos preguntamos si Messi y los mejores esta vez nos están mirando a nosotros”, cerró.