Una buena para Neymar llegó desde Brasil, en el proceso que se abrió en su contra por evasión impositiva. De forma cautelar un juez suspendió la multa de 88,8 millones de reales (16,5 millones de dólares).

El magistrado Décio Gabriel Giménez, de un juzgado de primera instancia de la ciudad de Santos, ordenó la medida y además estableció que el Estado brasileño debe abstenerse de incluir en lista de morosos al atacante del PSG.

Para el Fisco el delantero brasileño cometió irregularidades en el pago de impuestos entre 2011 y 2013, incluyendo los referidos a su traspaso de Santos a Barcelona, en 2013. Por ello, en 2015 se impuso a Neymar una multa de 188 millones de reales (35,1 millones de dólares).

Así, aunque Neymar recurrió y logró anular buena parte del valor, y según su defensa abonó el resto en España, las autoridades brasileñas consideran que aún faltan por abonar 69 millones de reales que más los intereses asciende a los 88 millones (16,5 millones de dólares).