Diego Armando Maradona no concurrió ni lunes ni martes a la práctica del plantel y crece la tensión puertas adentro, al margen de los resultados. De hecho, en la pretemporada sólo participó en tres ensayos.

Aunque el panorama ya es más complicado para el entrenador, que tras perder ante Rosario Central tuvo declaraciones críticas hacia sus jugadores (“Que no se le ocurra echarme porque sino lo echo yo a él”), resulta atípico pensar en una inminente salida.

La realidad es que perdió credibilidad entre la dirigencia y este miércoles tiene pautada una reunión con el presidente, en Estancia Chica, con la idea de alinear los planetas.