Pasaron siete meses del accidente aéreo que terminó con la vida de Emiliano Sala y el piloto David Ibbotson, quienes viajaban de Nantes (Francia) a Cardiff (Gales), donde el delantero argentino debía incorporarse tras abandonar la Ligue 1, y ahora una nueva revelación salió a escena.

La Agencia de Investigación de Accidentes Aéreos del Reino Unido (AAIB) reveló que los análisis toxicológicos realizados al cuerpo de Sala entregaron un alto nivel de carboxihemoglobina (COHb), que como resultado de la unión de la hemoglobina con el monóxido de carbono se convierte en un gas tóxico capaz de causar la muerte en pocos minutos.

Este nuevo dato abre una nueva hipótesis sobre las causas del accidente, y si bien el cuerpo del piloto no pudo ser hallado, éste podría haberse visto afectado por la intoxicación mientras estaba tras los comandos de la aeronave.

“La investigación continúa en un amplio margen de áreas, pero ahora estamos analizando las posibles formas en que el monóxido de carbono puede ingresar a la cabina en este tipo de aeronaves”, aseguró Geraint Herbert, integrante de la AAIB.

Por su parte Daniel Machover, abogado de la familia de Emiliano Sala, pidió claridad ya que en un primer momento se afirmó que el jugador perdió la vida por lesiones en la cabeza y el tronco. “La familia y la gente necesitan saber cómo entró el gas a la cabina. La seguridad aérea del futuro se basa en saber lo máximo posible sobre este tema”, recalcó.