En la previa de un partido trascendental como la final de la Copa Argentina, el futbolista de Rosario Central Germán Herrera sufrió este martes una nueva amenaza con una pintada al lado de su casa, mismo lugar donde se había producido otra parecida antes del último clásico por ese mismo certamen.

“Sos boleta Herrera y tu hija”, fue la frase que apareció pintada en horas de la madrugada sobre la fachada de un consultorio de psicología lindero al edificio donde vive el delantero con su familia, en calle Tucumán al 1900, macrocentro de la ciudad.

El pasado 30 de septiembre, había sufrido un hecho de similares características en la previa del partido frente a Newells, en cancha de Arsenal. Aquella vez, vándalos habían escrito “Herrera vas a morir”.