Los homenajes y recuerdos para Diego Armando Maradona continúan en todo el mundo y recorren diversas disciplinas. Pero si hay un lugar en el que dejó su huella es en la ciudad de Nápoles.

Lo que era un rumor extraoficial se convirtió en una realidad ilusionante: el estadio “San Paolo”, que tantas veces albergó la magia del 10, llevará su nombre. Fueron cinco títulos los que obtuvo “Pelusa” en el club, pero la revolución que causó no fue solo futbolística sino que trascendió lo social. Significó la posibilidad de la gente del sur, tradicionalmente más postergada, de competir al menos en el deporte más popular contra la denominada “Italia rica”.

El Diego ganó dos Scudettos, una Coppa Italia, una Supercopa de Italia y una Copa UEFA. Por su parte, en el “Bicho” de la Paternal hizo sus primeros pasos para darse a conocer al mundo con 116 goles que lo ubican en lo más alto de la tabla de ídolos.