Arribó para crecer en las categorías inferiores hasta debutar profesionalmente en 2017, pero entre errores puntuales y falta de minutos, Kevin Sibille se despidió de River con la mirada hacia el piso. Se presentó en sociedad con 18 años, de la mano de Marcelo Gallardo, pero los cuatro partidos en los que vio acción lo tuvieron en un nivel demasiado pobre para competir.

En enero no fue tenido en cuenta para la pretemporada del plantel profesional en San Martín de los Andes y, a partir de allí, supo que se marcharía luego del próximo 30 de junio cuando finalizara su vínculo.

En su momento, se comentó que se iría a Godoy Cruz y a un equipo español, pero con ninguno de ellos se llegó a un acuerdo. Por lo que hace varias semanas, con la ausencia de una nueva oferta y el párate futbolístico, empezó a planear cómo moverse con la idea de encontrar nuevo destino.