Lejos de su faceta de histórico goleador el paso del otro lado del campo, para ejercer como DT, no fue hasta aquí lo placentero que Martín Palermo hubiera deseado.

Hoy, sin trabajo tras su salida de Pachuca de México, el Lobo se refirió a sus sensaciones en esta etapa: “En este último tiempo trabajé mucho la insatisfacción que me causaba ser un entrenador y competir con lo que fui como jugador. A veces me sentía frustrado. Me decía a mí mismo, si esto no lo voy a disfrutar, mejor me dedico a otra cosa. Me planteé seriamente la posibilidad de dejar de dirigir”, destacó en diálogo con FM 94.7.

Además, Palermo reconoció que pese a los reconocimientos que acumuló como futbolista, los recuerdos de esa etapa deben quedar atrás: “Es lindo ser el nueve goleador, hablar de esos momentos, recordarlos, la verdad me emociona pero sé que hoy soy entrenador y debo diferenciar las cosas. Lo que hice como jugador, ya lo hice, todo lo que conseguí ya está. Por ahí cuando deje de ser entrenador no haya conseguido ningún título pero al menos quiero haberlo disfrutado”.

A modo de cierre, y como histórico goleador de Boca, opinó sobre la consagración del equipo de Miguel Ángel Russo en la pasada Superliga: “Haber conseguido este título es un cambio mental para el hincha y también el jugador. Además de la manera que se dio es el cambio que se necesitaba. Habrá que ver como se hace para que no se pierda el envión anímico. Fue sacarse una mochila que venían trayendo muchos jugadores. Ahora es distinto, se descomprimió y se lo ve diferente al jugador de Boca”.