Es una eterna discusión, todos podrán optar por su favorito por gustos personales, logros colectivos e individuales, marketing fuera de la cancha, entre otros factores. Y cada opinión es respetable si se revalidan los argumentos que llevaron a la elección. Para Roberto Carlos, acaso uno de los mejores laterales de todos los tiempos, el jugador que se encuentra en el pedestal del fútbol es Ronaldo, con quien coincidió en la Selección de Brasil y en Real Madrid. “Fue el mejor. Nunca habrá otro ‘Fenómeno’. Creo que en nuestra generación fue más difícil marcar goles. Era más físico en aquel entonces y los atacantes estaban menos protegidos. Pero Ronaldo podía hacer de todo”, confirmó en Goal.

El ex goleador de 43 años comenzó su travesía europea con el PSV Eindhoven antes de aterrizar en Barcelona en el verano de 1996. Luego firmó con el Inter de Milán, donde permaneció hasta 2002 antes de firmar su contrato con la “Casablanca”. Allí jugó con Roberto Carlos, que reconoce que “sabía lo increíble que era cuando llegó, pero mucha gente en Madrid, no. Sorprendió a mucha gente. Recuerdo que 80.000 personas estaban muy felices y gratamente sorprendidos con él”.

Los números hablan por sí solos: R9 anotó 296 goles en 451 partidos en los diferentes clubes y es considerado como uno de los mejores futbolistas de todos los tiempos. Y podría haber sido aún mejor si no hubiera sido tan desafortunado con las lesiones. Además, marcó 62 veces en 98 juegos con la “Canarinha”.

“Teníamos un ambiente increíble dentro del club. A pesar de que había grandes jugadores, era solo un grupo de grandes personas trabajando en el mismo entorno. Todos éramos grandes amigos y aún lo somos. Fue espectacular. El Real Madrid es más grande que los egos. El club es enorme y la cultura del club era tan grande que pudimos fichar a grandes jugadores. Depende de los jugadores adaptarse a la cultura y no al revés. Todos tenían que hablar español en el vestuario. El único que decidió hablar más portugués que español fue Beckham porque no quería salir de mi casa. Estaba cerca de Ronaldo y de mí, así que su portugués mejoró más que su español”, confesó.