“Para comprar hay que vender” es una máxima que rige en el fútbol argentino. Al referirse a Boca, el apuntado para armar las valijas es Cristian Pavón, que tras el Mundial no logró mantener el nivel que lo llevó a la Selección y perdió la titularidad a manos de Sebastián Villa. Sumado a que Eduardo Salvio, actualmente en el Benfica, es un nombre que suena con fuerza en los pasillos de la Bombonera, el club quiere ceder el 50% del pase de “Kichan” -su claúsula de rescisión es de 50 millones de dólares- aunque su valor haya decrecido.

Esta parte de la operación que lleva adelante Nicolás Burdisso, tendrá que ser evaluada por la entidad lusa, en donde el ex Lanús tiene aún un año más de contrato. Desde que llegó Gustavo Alfaro, el delantero no fue muy tenido en cuenta y quieren negociarlo antes de que pierda todavía más poder de reventa.

Arribó al club proveniente de Talleres de Córdoba y fue el hombre más desequilibrante en el período que Guillermo Barros Schelotto fue el entrenador, pero ahora tiene intenciones de seguir su carrera en el exterior. El Mellizo, incluso, planea con llevarlo a Los Ángeles Galaxy para volver a dirigirlo.