A más de una década de la irrupción de Gerard Piqué al fútbol de alto nivel el defensor mantiene su profesionalismo pero hoy vive diferente la realidad de un ambiente que define como “genial”.

Este martes el zaguero brindó una entrevista donde dejó conceptos sobre la realidad que le toca vivir dentro de la cancha. “Es todo mucho más fácil que lo que la gente cree. Los jugadores nos llevamos de maravilla y el ambiente es genial. Cuando nos metemos en líos es porque queremos un poco de salsa”, apuntó Pique al programa El Hormiguero 3.

El factor espectáculo es predominante en el alto nivel según la mirada de quien es un pilar defensivo de Barcelona desde hace más de una década: “Lo que hago cada vez que me meto en un lío, dentro o fuera del campo de juego, es premeditado, porque me divierte, ya que el mundo del fútbol es un espectáculo conformado por la mentira y la farsa”.

Por último, Piqué dejó en claro que su mentalidad cambió con el paso de los años y el peso de las críticas ya no es vivido como tal: “Ahora las relativizo. Si la pelotita entra, muy bien. Y si no, pues a quedarte en casa y no aparecer. Tener la gente en contra me motiva más porque cuanto mejor juegas, más los molestas. Los años en los que me silbaban en la selección fueron mis mejores años, porque allí me motivaba más”, consideró.