El próximo martes, desde las 14.30 (horario de Argentina), el flamante campeón de la Copa Libertadores deberá chocar contra el Al-Hilal por el debut en el máximo torneo a nivel clubes. Pero un sacudón se hizo notar cuando todo era alegría tras la consagración en el Brasileirao, otro de los títulos conquistados en cuestión de días.

Desde Fox Sports Brasil dieron a conocer que Bruno Henrique dio doping positivo en el encuentro en el empate 4-4 ante Vasco Da Gama, por el certamen local. Aquel partido, correspondiente a la jornada 34, fue disputado el pasado 13 de noviembre en el Maracaná de Río de Janeiro.

Según el periodista Fábio Sormani, el delantero tomó un medicamento que contiene Brinzolamida, utilizado a causa de que el futbolista tiene un problema ocular llamado glaucoma, una enfermedad que se caracteriza generalmente por el aumento patológico de la presión intraocular que se caracteriza por la pérdida progresiva de las fibras nerviosas del nervio óptico y cambios en su aspecto.

 

A pesar de no brindar un comunicado oficial a través de su sitio web o en sus diferentes redes sociales, los dirigentes se encargaron de que el caso se presente a la Confederación Brasileña de Fútbol el mismo día del encuentro ante el Vasco Da Gama y no hubo notificaciones de la FIFA ni de la Agencia Mundial Antidopaje (WADA).

Es más, el director de dopaje de la CBF, el Dr. Fernando Solera, confirmó que la sustancia encontrada tiene autorización médica para su uso, sin que esto le genere ningún perjuicio legal al Flamengo y al propio futbolista.

El plantel monarca de América ya se encuentran en Qatar y el atacante de 28 años, elegido como el mejor jugador del Brasileirao 2019, podrá competir sin ningún problema. Llegó al club este año, procedente del Santos, y terminó como el segundo máximo goleador del torneo con 21 goles, sólo superado por su compañero Gabigol, que terminó con 25 tantos.