En los últimos días hubo muchas variaciones en el caso Emiliano Sala. Desde que primero se encontró el fuselaje del avión y posteriormente se confirmó que había un cuerpo dentro, ahora los intentos son para reflotar los restos del Piper Malibu, que cayó en el Canal de la Mancha el pasado 21 de enero.

“Es caro, pero ¿qué importa el dinero frente al deseo de dos familias?”, aseguró David Mearns, jefe del equipo privado de búsqueda submarina, en una entrevista que publica este martes el diario francés L’Équipe.

Según su óptica, que se realice esta tarea puede ayudar a que “encontrar algunos indicios sobre lo que pasó” y que “puede contribuir a que la familia haga el duelo”.

Agregó además que durante tres días las autoridades británicas trabajarán en la zona para recalar elementos y que, en ese periodo, decidirán si es necesario reflotar el avión. “Es una operación delicada pero posible. Ya se han recuperado aviones en aguas más profundas”, indicó.