La triste noticia, al confirmarse la rotura de ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda, sacudió la moral de los amantes del fútbol, sin distinción de camisetas. Es que la poesía del volante se tomó descanso por tiempo indeterminado y la pelota extrañará a uno de los que mejor la trata en nuestro suelo. Renovado y con más fuerzas que nunca, Juanfer se refirió al fatídico instante contra Independiente en que sufrió el mal trago. “Sentí algo extraño que nunca había sentido. Cuando iba el minuto 41 o 42, en una jugada, me toco la rodilla, le digo al médico que sentí una molestia, algo extraño, pero me da para seguir. Cuando pasan 6 minutos del segundo tiempo hago un cambio de ritmo y se me va la rodilla, ahí pido el cambio. Se me volvió a salir, fueron 3 veces como en 15 minutos”, contó.

La energía que los jugadores le ponen a la recuperación es vital para sobrellevar el día a día, y vaya si la sonrisa contagiosa del crack cafetero genera optimismo hasta sin soltar una palabra. “Cuando me dijeron que podía ser un ligamento lo tomé de la mejor manera. En ningún momento estuve triste, tenía que prepararme y sacar fuerzas no sé de dónde. Fue algo muy bonito en medio del dolor. Esta lesión la recibo con mucho amor, sé que voy a estar mejor. Las cosas las voy a hacer de la mejor manera y tengo las personas indicadas”, añadió en una charla con Canal RCN.

Es sabido que se perderá la Copa América de Brasil 2019, a disputarse desde el 14 de junio al 7 de julio. Su vuelta se daría en el tramo final de la Copa Libertadores. Un par de imágenes que compartió en sus redes sociales dejan apreciar que abandonó las muletas pero camina con ayuda de un bastón. Actualmente en Colombia con el permiso de Marcelo Gallardo, comparte tiempo con su mujer y su hija, aunque es riguroso con el trabajo junto a los dos fisioterapeutas: uno de su confianza y otro del club Envigado. Todos están en permanente contacto con Pedro Hansing, el médico de River que lo operó a fines de marzo.