Rafael Nadal anunció que no disputará el ATP Brisbane por una lesión que hace rato lo aqueja.

Después de dos días de entrenamientos en Brisbane, el número dos del mundo decidió no participar del certamen y no salir a la cancha a disputar la segunda ronda ante el francés Jo-Wilfried Tsonga.

De esta forma, el mallorquín llegará al Abierto de Australia, que empieza el 14 de enero en las pistas del Melbourne Park sin ritmo de competición al igual que la pasada temporada donde apuró al máximo su físico por unas molestias en su rodilla.

“Quería jugar, pero los médicos me han recomendado otra cosa. Es algo pequeño, pero que puede convertirse en algo más grande. No saben lo triste que me siento de estar anunciado esto. Es muy duro especialmente para el torneo y los aficionados, porque es el segundo año consecutivo en el que ellos no tendrán la oportunidad de verme jugar. Pero no tengan dudas de que el principal afectado de esta situación y el primero que está sufriendo soy yo”, admitió en una conferencia de prensa.