No era fácil volver a ponerse la casaca después de 14 años, pero Álvaro Recoba tuvo una conversación clave con Marcelo Gallardo para asumir el desafío. Debutante en su carrera de entrenador por la temporada 2011/12, el ex River acababa de colgar los botines para ponerse al mando de un grupo que acababa de lograr un campeonato, pero quería contar con un referente como el “Chino” dentro del vestuario.

“Con él me pasó algo así como que no conocés a la persona, pero sabés que la conocés, ¿viste? La primera vez que hablo con él, le dije cuatro o cinco palabras sobre mi pensamiento… Yo no sabía si estaba capacitado para jugar en Nacional. Le dije lo que yo creía que podía hacer en el club, le digo cuatro o cinco palabras y me dice: ‘No me digas más nada porque yo vine de la misma manera'”, sostuvo el charrúa para describir aquella charla.

Con ganas de remarcar que no fue una estrategia pícara para mentir, sino todo lo contrario, agregó detalles sobre su proceder del otro lado del teléfono: “Vos podés decir algo para quedar bien, pero yo decía la verdad. Lo que yo le comenté, fue lo que yo llevé adelante a la hora de entrar a la cancha. A él justo le toca el cambio de ser jugador a entrenador, y él había llegado a Nacional de la misma manera que yo”. 

Claramente el éxito los alcanzó con la obtención de una nueva estrella para el club y el modus operandi entre ambos fue de la mano. “El año que estuvimos juntos, tuvimos esa relación de que parecía que nos conocíamos de toda la vida. Después fue un año maravilloso y quedó una relación de mucha alegría, de mucho cariño… “Nadie esperaba que lograra todo lo que logró con River y hoy está en una situación que va a tener que seguir ganando, se va a tener que seguir reinventando para pelear todo como lo hace. Yo feliz de haberlo tenido, para mí es uno de los cinco o seis mejores técnicos del mundo, pero tiene que seguir ganando para quedarse ahí”, cerró en TNT Sports.