En un partido de la vigésima octava jornada de la Serie A, el líder de la tabla tardó bastante en encontrar los caminos pero se llevó un triunfo holgado.

Momentáneamente con siete puntos de ventaja sobre Lazio, su inmediato perseguidor, la “Vecchia Signora” necesitó de una genialidad de Paulo Dybala a los 52’ para romper la igualdad. Diez minutos después, Cristiano Ronaldo consiguió y transformó, con un potente disparo desde los doce pasos, el 2-0.

Ya no tenía la visita, que se rindió definitivamente con el tanto de Gonzalo Higuaín, que precisamente reemplazó a la “Joya”. El encargado de sellar el resultado fue Matthijs De Ligt con un cabezazo letal.