La llegada de Gustavo Alfaro le abrió las puertas a varios relegados que no contaban con minutos suficientes, tal es el caso de Emanuel Reynoso, que el último fin de semana, contra San Martín de Tucumán, la acarició entrando al área para firmar una vaselina exquisita. Además, con su clase le da juego y volumen a sus compañeros para despertar el poder de fuego en ataque.
Fuera de la cancha, es un muchacho tan tímido como serio, ajeno a lo que demuestra con la pelota en poder de su zurda. Consultado en una entrevista sobre su estilo para posicionarse en la tarea que le pide el técnico, dejó una frase que despertó nostalgia por el autor de la misma: Juan Román Riquelme.
“Como dijo Román, siempre hay que tratar de dar los pases fuertes para que se acelere la jugada”, recordó en diálogo con Estudio Fútbol. Más de uno quedó anonadado por el calibre de sus dichos, los cuales representan palabra mayor y enseñan a vivir este deporte como lo supo hacer uno de los enganches más gloriosos que ha dado nuestro suelo