El impensado cierre de temporada del equipo le devolvió la posibilidad de disputar el máximo torneo europeo, liderado por la llegada de Bruno Fernandes y la potenciación de otras figuras. Marchaba todo sobre ruedas para el entrenador noruego, que de reemplazar parcialmente a José Mourinho fue ratificado en el cargo a base de buenos resultados.

Además, en el reciente mercado de pases se concretó la llegada de Alex Telles, Donny Van de Beek y Edinson Cavani, aunque el gran objetivo no se alcanzó: Jadon Sancho. También se dio la vuelta de Dean Henderson, proyecto serio bajo los tres palos que competirá mano a mano con David De Gea. Por lo tanto, Sergio Romero quedó totalmente relegado y sin chances de emigrar.

¿La gota que colmó el vaso? Ole Gunnar Solskjaer no lo alineó en las semifinales de las pasadas FA Cup y Europa League, como era de costumbre para que sume minutos y encima lo excluyó de la lista para disputar la próxima Champions League. En su lugar optó por Lee Grant, de 37 años, como tercer arquero.

Esta decisión generó el descontento del vestuario por el trato que recibió uno de los más respetados puertas adentro. El Everton estaba interesado en contratarlo pero desde Old Trafford no aceptaban menos de 12 millones de euros, cifra que los “Coffees” no estaban dispuestos a pagar. Así las cosas, “Baby face killer” está en la cuerda floja.