Andrea Pirlo, flamante entrenador que reemplazará a Maurizio Sarri en el banco, está empecinado en lavarle la cara a un equipo que gobierna hace nueve temporadas en Italia pero sufre cada vez que sale al exterior. Entre los primeros nombres que serán negociados aparecen Blaise Matuidi, Gonzalo Higuaín, Federico Bernardeschi, Douglas Costa, Sami Khedira y Mattia de Sciglio.

Con dinero fresco, la “Vecchia Signora” irá a fondo por Sandro Tonali (Brescia) e Isco (Real Madrid), jugadores que son del paladar del técnico. Pero lo que llama la atención es la posibilidad latente de transferir a Paulo Dybala, la figura estelar del plantel junto a Cristiano Ronaldo.

Una cantidad de entre 90 y 100 millones de euros podría ser suficiente para convencer a la dirigencia de Turín, que está al tanto del interés de Real Madrid por llevarse al cordobés.