El mundo boxístico y de las artes marciales mixtas se sacudió con un anuncio que pasó de un simple deseo marketinero a convertirse en una realidad. En poco más de dos meses los fanáticos de los puños podrán disfrutar de una noche única, con el cruce entre Floyd Mayweather y Conor McGregor.

Será un duelo de estilos bien diferentes. Por un lado, Money se volverá a subir al ring tras una ausencia de dos años para arriesgar su invicto de 49 peleas, y de obtener el triunfo superar el récord de antaño que posee Rocky Marciano. En la vereda opuesta se encuentra un irlandés, que tras alcanzar la gloria en el Ultimate Fighting Championship, dejará las reglas de la jaula para probar suerte en el cuadrilátero.

El anuncio del combate lo realizó el propio Mayweather, subiendo un breve video en su cuenta de la red social Instagram con el que promociona la velada del 26 de agosto en Las Vegas. “Es oficial!!!”, escribió el estadounidense.

Claro está que el duelo no solo será atrapante para ambos desde lo deportivo, sino que contará con los habituales condimentos de las grandes carteleras. Se especula que Money embolsará 100 millones de dólares de bolsa, mientras que las ganancias de McGregor treparían a 75 millones.

“Si pensaron que Mayweather-Pacquiao había sido malo para nuestro deporte, solo esperen a ver cómo el mejor boxeador de nuestra generación destruye a alguien que jamás ha competido en boxeo a ningún nivel, amateur o profesional”, había disparado el excampeón y promotor Oscar de la Hoya. Por fortuna, y más allá de las lógicas diferencias, el show está en marcha y el cronómetro ya comenzó a correr para los protagonistas de una contienda que acaparará todas las miradas.