El 23 de junio de 2012 se rompió el maleficio y se acabó la espera para River Plate que volvió a primera división luego de 363 días en la segunda categoría del fútbol argentino. Además, la institución enfrentaba una crítica situación financiera que acarreaba el club de Núñez hace algunos años, factor que no fue obstáculo para los hoy referentes del equipo, quienes tomaron el volante en el último tramo del ascenso para resurgir entre las cenizas de aquel fatídico partido ante Belgrano un año atrás. “Me verás volver y te arrodillarás”, decía el trapo que se hizo presente en una derrota 0-2 ante Atlético Tucumán, pero que fue la predicción de lo que hoy vive la banda cruzada.

El ciclo por la B Nacional comenzó con la designación de Matías Almeyda para el banquillo de River, días después de su retiro como futbolista profesional. Además, durante ese torneo, viejos conocidos tomaron el liderazgo; Fernando Cavenaghi, Chori Domínguez y el francés David Trezeguet, junto a otros nuevos ídolos como Carlos Sánchez, Ramiro Funes Mori, Jonathan Maidana y Leo Ponzio, quienes aparte de vivir la peor parte de la historia de River, fueron trascendentales en el título de Copa Libertadores en 2015.

Durante las 38 fechas del torneo de segunda categoría, River nunca salió de las casillas de ascenso. Incluso, tuvo un invicto de 11 partidos al inicio del campeonato con una recordada victoria 7-1 ante Atlanta, pero cayendo en casa ante Aldosivi. Sin embargo, la zozobra nunca se fue, y se hizo mucho más fuerte entre las fechas 23 y 32, cuando los dirigidos por Almeyda tuvieron un importante bajón de rendimiento perdiendo la punta del campeonato y sufriendo derrotas con equipos como Atlanta y Patronato, ya en la segunda vuelta.

Solo fue hasta las últimas tres jornadas donde River recuperó el primer puesto, en puja directa con Quilmes e Instituto. Sin embargo, en el último partido del campeonato, una victoria ante Almirante Brown con doblete de Trezeguet sirvió para volverse inalcanzables en la punta con 73 puntos, uno más que El Cervecero, confirmar así el regreso a primera.

En estos ocho años desde el regreso, River ha sido campeón 12 veces, entre torneos locales y la anhelada Copa Libertadores (2015 y 2018), además de ganarle a su clásico rival las definiciones más recientes. Su resurrección se marcó incluso con el campeonato de primera en 2013-2014, como también la Copa Sudamericana de 2014 ante Atlético Nacional.