Cada vez falta menos para los próximos Juegos Olímpicos. Tokio 2020 promete deslumbrar al planeta con toda su cultura e innovación, es por eso que poco a poco se van dando a conocer los elementos infaltables en una cita de tamaña magnitud. Y fue el turno de la antorcha olímpica, un símbolo que estará bien arraigado a la sociedad nipona.

Está compuesta principalmente por aluminio reciclado, material que sirvió para construir los hogares de aquellas personas afectadas por el terremoto y el posterior tsunami que azotaron la costa del Pacífico en el año 2011. Tiene un peso de 1.2 kilogramos, una longitud de 71 centímetros y el color predominante es el rosa.

La tonalidad rosada tiene una explicación. También su forma, simulando una flor de cerezo, o “sakura”, uno de los símbolos más representativos de la cultura japonesa. La parte superior de la antorcha está constituida por cinco pétalos, analogía de los cinco anillos olímpicos, que a su vez representan a los cinco continentes. Su diseñador es el artista Tokujin Yoshioka.

El gran evento se celebrará del 24 de julio al 9 de agosto del 2020, pero antes la antorcha tendrá un largo camino por recorrer. Dentro de un año, la llama viajará desde Grecia hasta Fukushima, donde comenzará un periplo de 121 días para llegar a la capital nipona el 10 de julio. Los relevos se llevarán a cabo bajo el lema “La esperanza ilumina nuestro camino”.