Cualquier jugador de la NBA sueña con poder lucir el anillo que se adjudican los campeones ya que levantar el trofeo será inolvidable, pero esta pieza particular se entrega de manera individual y para toda la vida.

La tradición indica que el monarca lo recibe en el primer partido de Fase Regular de la temporada siguiente. Y los que no estén en el equipo, lo recibirán en otro momento.

El conjunto liderado por “King” James venció a Miami Heat 4-2 en el resultado global y logró el torneo después de 8 años, para alcanzar así su 35° título de división.

En lo que al diseño respecta, se puede apreciar que es el anillo de Kobe Bryant, el que iguala el palmarés con Boston Celtics, el cuarto de LeBron y el primero de Anthony Davis.

Con el trofeo Larry O’Brien en el centro, rodeado de diamantes y el nombre de LA Lakers, goza de una confección muy diferente a la de 2019 que fue para Toronto Raptors.