Una tranquilidad mayor a la habitual recorre los pasillos de la Bombonera en cuanto a la conformación del plantel. A dos semanas del retorno de la Superliga, Miguel Ángel Russo sumó únicamente a Guillermo “Pol” Fernández como refuerzo y aguarda por la venta de Agustín Almendra a la MLS.

Quien recibió sondeos de todo tipo para armar las valijas fue Iván Marcone, confeso hincha de Independiente que incluso podría tener la chance de defender esos colores, aunque desde México fue el América el que preparó la billetera. No obstante, Boca lo declaró intransferible.

El volante llegó en enero de 2019 por una cifra cercana a los 8 millones de dólares y fue pieza fundamental de todo el proceso de Gustavo Alfaro al frente del banco de suplentes: jugó 42 partidos y el actual DT lo imagina primordial en el círculo central.