El ídolo de Vélez, en la recta final de su carrera, recibió una pésima noticia: Fabian Cubero sufrió rotura de menisco interno de la rodilla izquierda. Inevitablemente, pasará por el quirófano para luego tener que aguardar cerca de tres meses para volver a jugar en el equipo de Gabriel Heinze.

Durante la práctica matutina de este jueves, el jugador realizó un mal movimiento y abandonó el ensayo. Luego, el diagnóstico tras los exámenes médicos fue tajante.

A pesar de no ser titular y contar con pocos minutos en cancha, el defensor había dejado en claro que piensa en seguir jugando un tiempo más cuando a sus 40 años el físico se lo permite, aunque este desenlace será clave.